viernes, 19 de noviembre de 2010

Como una Montaña Rusa...

Pues este es mi estado de ánimo en estos últimos dias, o semanas.
Tengo un descontrol bastante gordo de mis emociones, igual estoy arriba, feliz y tranquilo, que al momento, caigo y me veo hundido en el barro, y encerrado en mi mismo. Es como una montaña Rusa, que no para, y solo espero, no perder el control, ni que descarrile, y poder encontrar el equilibrio, que las cuestas no sean tan grandes, ni los páramos tan plácidos.

Son dos caras de una misma moneda, que estan en un continuo gira y gira, y no sabes que va a caer, si cara o cruz.



Es una persona, en la cual están atrapadas personalidades múltiples, una quiere una cosa, otra lo rebate, cuando creo que quiero algo, no es que lo quiera realmente, a veces lo necesito, y otras veces, me da igual, es un sin fin de despropósitos, y a cual me agarro, cual de ellos es el que de verdad quiero, o es que acaso los quiero a todos, pero todos es imposible tenerlos.



Bueno, parece que estoy dando muchas vueltas, rodeos o como quiera que se llamen, pero no lo puedo evitar, y no estoy hablando de algo en concreto, de amor, amistad, trabajo, aficiones, tiempo libre, los estoy metiendo a todos en este rompecabezas que soy ahora, no predomina uno sobre otro.

A veces intento agradar a todo el mundo, poner siempre una buena cara, aunque lo este pasando mal en muchos momentos, intento que no se note, me pongo mi máscara, y a la calle, y me pregunto el porque tengo que actuar de esta manera, porque no puedo estallar, y es que creo que el día que estalle, lo haré de una forma inesperada y será sin una vuelta atras, todo por no ir soltando lastre poco a poco, y cargarmelos a la espalda, y en mi interior, y así parecer fuerte, ante los demás, pero por dentro me derrumbo, y eso solo lo se yo.

El Ying y el Yang, los mios estan descompasados, estan entralazados como todos, solo que por multitud de brazos, no los dos únicos elementos que lo componen, y además, son muy marcadas las diferencias, es fuego y agua, metaforicamente hablando, quiero decir que son llevados al extremo cada uno de los roles.



Tendré que lidiar con esto durante toda mi vida, me toca luchar y luchar, como a todos nosotros, pero mi lucha principal, es la lucha que existe en mi interior, esa es la más importante, y será de por vida.

Necesitaré algún día encontrar al menos algo de paz y tranquilidad, tomarme las cosas con más calma, y no el hecho de solo decirlo, sino realmente hacerlo, saber priorizar las cosas importantes de verdad, saber que esta vida se acaba, que solo hay una, y que hay que aprovechar las cosas buenas que la vida nos dá, y no solo quedarme con los lastres. Saber que no me puedo aferrar a un pasado bonito, o no tanto, y que lo verdaderamente importante es que hacer a partir de ahora, en el momento, sin ponerme metas inalcanzables, solo aprendiendo a disfrutar del camino, no del fin, porque van quedando muchas cosas por ese camino, que al final te das cuenta, que en realidad han podido ser más importantes que el propio fin, de ahí que hay que aprovechar el momento...

No hay comentarios: