miércoles, 8 de septiembre de 2010

Pero que cansado estoy de esta forma de vida...

Pues es un poco deprimente, tanto el hecho de trabajar en algo que no te llena, como estar haciendolo en las condiciones en las que estamos actualmente.
Como ya dije en otros escritos, son formas de tensar la cuerda hasta que rompa, pero resistiré ya que no puedo irme del trabajo con una mano delante y otra detrás, sin nada, y más tarde o más temprano, acabará pasando lo inevitable, que vayamos muchos más al paro.

Los ánimos en la oficina, son claramente deprimentes, todo el mundo piensa en negativo, y no se habla de otra cosa que no sea lo mal que estamos personalmente, y reconocidos en la empresa. No dejamos de ser un número más, pero ...que esperabamos de ello, ¿algo más?. Llega un momento, que incluso odias pasar por la oficina, o hablar con compañeros, porque el tema siempre es el mismo, los mismos problemas, el mismo descontento, la cantidad de horas extras que echamos y total, para nada, no son pagadas, ni reconocidas, ni nada.

Dejamos de un lado a nuestra vida personal entre semana, solo hay tiempo para trabajar y dormir algo. Y ahora, que además me toca viajar bastante a menudo, pues ya solamente, tengo tiempo de coche, trabajo, y dormir en hoteles, en sitios en los que no estoy agusto, no estoy en mi casa, no tengo estabilidad ninguna de mi vida personal, y ha este ritmo ni la voy a tener.

Cuando es Domingo, ya empieza el declive de saber que al día siguiente, tengo mucho trabajo y horas de carretera, y preparar maleta, vamos, que no estoy precisamente a gusto. Y además, yo tampoco tengo ninguna carga de tipo hipoteca, ni estoy atado a este sitio en especial, ni tengo pareja, ni tengo obligaciones para con otras cosas, por lo que tampoco sería dificil que cambiara de tercio, que diera una vuelta de tuerca en mi vida, solo que como ya dije antes, no puedo dejar todo, y ya está, por cuestión de dinero, necesitaría un pequeño colchón para poder empezar de nuevo, y he aquí el problema, no lo tengo.

De este modo, pues me siento cansado, como ya he dicho de esta forma de vida, de estar ligado a la construcción, de todo un poco en general.

Y curiosamente, los que tenemos más ganas de que nos despidan, no llega el momento, sin embargo, otros compañeros, otros muchos compañeros, que si quieren seguir, por cosas personales, o han sido despedidos, o están pendientes de un hilo, vaya mala suerte, tanto para ellos como para mí.

Lo que espero, es que esto no me vaya generando una ansiedad cada vez mayor, y vaya empicado al pozo de la depresión, no quiero pasar por eso, quiero vivir en paz, y que me dejen vivir en paz, quiero un cambio en mi vida.

Me he planteado muchas veces que si me quedara ahora en paro, que podría hacer, y la verdad, entre irme a Perú a vivir una temporada, o dedicarme también un tiempo a mí, a mí cuerpo y a mí mente, y arreglar problemas que ando arrastrando, para así poder ver con más claridad lo que realmente quiero, que no lo tengo nada claro.

Dedicar un tiempo a mis amigos, familia, amores, aficiones, es decir, un poco de tiempo a mi vida, que se me vá entre una oficina, un coche, y hostales.

Un cambio yá!, es lo que quiero.

No hay comentarios: