lunes, 20 de septiembre de 2010

Cuando algo puede salir mal...

Cuando algo puede salir mal, saldrá mal.
Lo peor de todo esto, es que suele ser una reacción en cadena, todos esos acontecimientos, se juntan al unisono, y hacen que todo sea una gran bola de negatividad, se superponen y te superponen, y te sientes pues como si no pertenecieras a este mundo, como si no te enterases de que está pasando, de como puedes estar de un día para otro, de un estado normal, a estar completamente perdido.

Y esta vez todo ha comenzado, al llegar de mis vacaciones, y no es por depresión postvacacional, que en un principio si podía influir, sino porque me estan ocurriendo cosas malas y se estan solapando una tras otra, sin haber encontrado todavía solución para la primera.
Bueno, más que solución, es aprender a saber llevarlo, porque son cosas que no tienen solución.

Estaba ahora mismo acabando esta frase anterior, y me acaban de llamar por otro problema relacionado con el trabajo, y hoy son ya 4 llamadas por problemas de trabajo, y lo peor es que estoy de baja, porque me ha vuelto a dar una lumbalgia de no poder levantarme, durante toda la semana anterior, y hoy he ido al médico para pedir el alta, sin estar bien del todo.

Mañana me tendré que ir corriendo a Ceuta, por diversos problemas, han echado a mi compañero el Viernes, despues de marearlo muchos meses, y ya estoy solo con Andalucía Occidental, Ceuta, y Extremadura, vamos una locura.
En Ceuta, no ha pasado ni un día de irse el compañero, y dos accidentes de trabajo, otro, en Sevilla, y luego me requieren en Huelva que tenemos que hacer unos trabajos, y también en Los Palacios, que tienen que hacer otra historia, y en Extremadura, vamos una locura, yo no puedo dividirme en dos, y mucho menos en 4, y quieren que lo haga, cosa que es imposible, más aún estando los sitios tan distanciados, así que llegaré donde llegue, y asi es, no puedo hacer más, es imposible, todavía no me he incorporado, y tengo un nivel de stress muy elevado, esto es un sinvivir.

Para colmo, estos problemas de espalda, me estan jodiendo bastante, ya que me he llevado una semana encerrado y de bajón, pensando que se me iba a alargar la cosa, como en otra ocasión, y necesito salir algo, vivir.

De cosas del corazón mejor ni hablo, porque se me forman unos cacaos impresionantes, mas que del corazón, mejor hablar de sentimientos y paranoias, no tengo nada claro, y sigo estando solo, aunque haya estado ilusionado unos días, otros al contrario, se me ha venido todo abajo, y ahora estoy así. Me gustaría querer, pero no quiero, y además, la más mínima muestra de cariño hacia mí, la convierto en un hecho grandioso, que logicamente, es mentira, y lo que hago es ocultar que tengo carencias, he intento taparlas de una forma poco natural, con la que al final, te acabas dando de bruces contra la pared.

Lo peor de todas estas cosas que me están ocurriendo, es que los resultados que estabamos esperando de mi hermana, hacerca de los cuales hice otro escrito diciendo que un susto menos, pues al final, se ha convertido en el susto en realidad.
Llegaron los resultados, y son justo lo que deseabamos que no fuera. Al final tiene que intervenir a mi hermana para quitarle un pecho, es decir, cáncer de mama, y estamos todos asustados. Fuí a ver a mi hermana despues de saber los resultados, y ella siempre se ha estado manteniendo fuerte, y quitandole importancia, por no preocupar ni a mis padres ni a nosotros, pero todos sabemos que ella lo sufre por dentro, y aunque le intentes ayudar en ese aspecto, ella tirará para adelante, quitandole importancia. Aunque ayer, si pude vislumbrar en ella preocupación, aun intentando ocultarlo, y claro me preocupé más.
Nosé como vamos a llevar esto, ahora simplemente a estar con ella cuando pueda, y acompañarla, que esté con la mente ocupada. Es muy duro, y todavía no ha empezado el realmente todo lo que se nos viene.

El caso, es que además de estas historias, hay otras muchas, con las que no quiero marearme más, pero también corren prisa, y se han superpuesto como comentaba, en esta semana, y son demasiadas cosas en mi cabeza, y no quiero volver a caer mal estado, tengo que luchar, y eso hago todos los días, pero a veces, me sobrepasan los problemas, no tengo tiempo de asimilarlos, y mucho menos de enfrentarme a ellos.

Como me dijo en su día Jose Manuel, el perro verde, tengo que aprender a separar el grano de la paja, y en realidad, se cuales son las cosas más importantes para mí, y sin embargo, no me enfrento a ello, y sigo rindiendo más cuenta a una empresa, que hacia mi persona, y mis seres queridos, ya que aunque no me sienta realizado en la empresa, tengo el defecto de que me importa lo que piensen de mí, de mi forma de trabajar, e intento llevar esto adelante, sabiendo, que hay cosas mucho más importantes, y que no les echo demasiada cuenta, quizás por miedo a enfrentarme a ellas.

Tengo que aprender a seguir luchando, por lo que creo, por lo que quiero, por lo que verdaderamente necesito, y no por cosas que lo único que hacen es tapar y enmascarar lo verdaderamente importante.

Espero que mis próximas palabras sean positivas, que llevo una racha un poco mala, y esto convirtiendo esto un poco en mi terapia, aunque sin decir otras muchas cosas, que no me atrevo ni a contarlas, por temor a que lo puedan leer amigos, o conocidos.
Aunque la verdad, el hecho de escribir las cosas, antes me ayudaba más, ahora en realidad, no lo tengo tan claro, o al menos, poniendolo en un blog, me quedo con mis pensamientos y escritos en un cuaderno que solo esté a mi disposición.

No hay comentarios: